ETA entrenaría en Venezuela

La presencia de ETA en Venezuela no es algo que sólo sea discutido recientemente, pues arranca desde 1989 cuando el miembro de la ETA conocido como Arturo Cubillas fue deportado al país sudamericano, quien luego en el 2005 fue nombrado director del Instituto Nacional de Tierras para Venezuela y mencionado hace una semana como instructor de Atristain y Besance, dos detenidos por la justicia española en la provincia de Guipúzcoa.

De acuerdo a los antecedentes conocidos por la Audiencia Nacional (tribunal superior español con sede en Villa de Madrid), Cubillas es parte integral de ETA y encargado de realizar ciertas tareas en Venezuela para el grupo terrorista, así como también de establecer nexos con la guerrilla colombiana FARC para llevar a cabo atentados en España y otros países como Colombia en el último atentado al presidente Uribe. El tribunal superior español también ha encontrado claros indicios de cooperación entre el Gobierno de Venezuela y la comunión que se ha llevado a cabo entre ETA y FARC, situación que sólo fue desmentida cuando Chávez reafirmó la lucha contra el grupo Euskadi Ta Askatasuna (ETA).

La última orden expedida sobre el caso en España fue hecha pública hoy, miércoles 6 de octubre, cuando el juez Velasco ordenó a la Policía ir a Colombia para revisar fotografías de campamentos con los miembros capturados de las FARC y ver así si hay o no participación de miembros de la ETA.

Venezuela asilo de miembros de la ETA desde 1984

Resulta increíble saber que Venezuela ha servido como una especie de asilo para los miembros del grupo vasco ETA desde 1984, antecedente reconocido por el propio Gobierno venezolano quien aseguró hubo 25 miembros del mencionado grupo que llegaron al país entre 1984 y 1990 bajo la calidad de huéspedes vigilados, lo que podría considerarse una forma encubierta de llamarlos “asilados”. Venezuela jamás se opuso a recibir a miembros de ETA, cosa que sí hizo México, por ejemplo y que contribuyó aún más a la llegada de éstos al país sudamericano.

A pesar de que Venezuela no se atreve a decir que hay un “asilo” a estos terroristas, lo cierto es que aunque hay un tratado de extradición desde 1990 entre España y Venezuela, sólo se han extraditado a seis miembros de ETA a la fecha, ya que la justicia en Caracas se empeña en denegar las solicitudes de tribunales en España.

La situación resulto insostenible cuando en el 2006 Venezuela anunció que facilitaría los trámites a cuatro miembros de ETA expulsados de España en el 2002 para que fueran nacionales venezolanos y se pudiera evitar cualquier proceso de extradición en su contra, además de concederles una indemnización a otros miembros expulsados en el mismo año. Fue tan grande la polémica generada, que luego el país sudamericano debió retractarse de sus palabras y anular el compromiso públicamente.

La última denegación de extradición por parte del Tribunal Superior de Venezuela fue en el 2009, cuando denegaron el envío de Iñaki Echeverría Landazabal, quien era acusado de intento de asesinato en 1981 a un periodista en Bilbao, España. El tribunal en Venezuela se negó a la extradición argumentando que el delito se encontraba prescrito.

Puntaje: