rusia estrena misil hipersonico avangard

El presidente ruso Vladimir Putin presidió el miércoles 26 de diciembre, el ensayo del nuevo misil hipersónico Avangard, al que consideró como:

Un excelente regalo de año nuevo para la nación.

Durante la demostración, el misil recorrió unos 6.000 kilómetros desde la región de los Urales hasta el polígono de tiro de Kura en la península de Kamchatka.

El ensayo ha sido un completo éxito. Somos los primeros en tener este tipo de arma estratégica.

fueron las palabras de un emocionado Putin desde el Centro Nacional de Mando, donde acudió para presenciar el lanzamiento del misil que, según el gobierno ruso, es capaz de superar el escudo antimisiles de los Estados Unidos.
Esta demostración parece ser un claro mensaje al país norteamericano al que en una rueda de prensa, el presidente Putin acusó de aumentar el riesgo de una guerra nuclear en el mundo por renunciar a varios tratados de desarme.
Ya el 1 de marzo, Vladimir Putin se había adelantado a los hechos al afirmar en un discurso que en corto plazo Rusia tendría un misil capaz de destruir objetivos en otros continentes a velocidad supersónica, en aquella ocasión, incluso, se atrevió a mostrar en pantalla gigante una imagen del Estado de Florida mientras terminaba su discurso exclamando en voz alta:

¡No nos escucharon, nos oirán ahora!

Según detalles de sus diseñadores, el misil Avangard está compuesto por un cohete balístico intercontinental equipado con varias ojivas hipersónicas capaces de maniobrar libremente antes de alcanzar su objetivo.

Vulnerabilidad americana

Rusia es consciente de las debilidades estadounidenses, pues las ha venido estudiando constantemente. En ese afán ha detectado que los norteamericanos no cuentan con defensas contra las armas hipersónicas, por eso los misiles rusos priman la velocidad antes que la altura con el objetivo de dejar sin tiempo de reacción al adversario.

Según comunicado del Kremlin, esta arma será suministrada a las Fuerzas Armadas rusas en 2019. El presidente ruso mostró su satisfacción por el trabajo realizado y aseguró que Rusia no está inmersa en una carrera armamentista