Hablar directamente
Hablar directamente

Se sabe que la retención de empleados es importante para la salud de una empresa, y afortunadamente se sabe la fórmula para hacerlo una realidad es relativamente simple “mantener a los empleados contentos hará que deseen permanecer trabajando con nosotros”. No obstante lo anterior hay veces en que esta “lógica” fórmula no funciona como queremos y debemos buscar nuevas variables.

Un estudio reciente se aboco en la comunicación cara a cara con los empleados, la satisfacción de los mismos y el impacto que ello tiene en la “retención” de éstos, demostrando que se conseguía con ello todo lo contrario.

Importancia del contacto cara a cara

Si bien es cierto se sabe que la comunicación “cara a cara” entre empleados y supervisores hace que los primeros se sientan cómodos y tranquilos en el lugar trabajo, se descubrió que no incide en la “retención” de éstos cuando tienen que elegir mantenerse o quedarse en la compañía. Con lo anterior se aprendió que no es tan cierto lo que por tanto tiempo se ha dicho sobre que la comunicación directa con los empleados incide en la variable “lealtad” para con la compañía.

Según lo han expresado los propios empleados, se sienten mejor en una empresa en la medida que consiguen producir más. La comunicación directa entre empleados y supervisores importa, pues contribuye a un mejor ambiente laboral, pero no incide en la decisión de permanecer trabajando.

Formas de ocupar el tiempo inteligentemente

De este estudio se han sacado tres conclusiones importantes en lo relativo a la forma de ocupar el tiempo. La primera es que los empleados quieren y sienten es un beneficio poder compartir con sus supervisores; en segundo lugar los supervisores expresaron que el tiempo que pasan con los empleados es importante, así como también reconocieron los empleados tienen un deseo para tener su propio tiempo aparte de aquel en que comparten con los supervisores. En tercer lugar, los supervisores hicieron patente la falta de tiempo que existe para los empleados en el trabajo.

Qué puede hacer una compañía

Lo primero que debería hacer una compañía es asegurarse que sus administradores y supervisores pasen tiempo con los empleados, al punto de ser éstos su prioridad máxima y no la última, por lo que habrá que pensarlo dos veces antes de decidir enviarles un mail.

Se ha descubierto que el enviar un correo electrónico en vez de hablar las cosas directamente provoca un detrimento en el sentimiento del empleado para con la compañía, por lo que es preciso terminar con esa mala costumbre. Nadie dice que el mail es un mal método de comunicación, pero hace sentir a los empleados como que son una pérdida de tiempo, y ahí comienzan los problemas.

Es increíble el cómo los empleados pueden sentir más leales a la empresa cuando los jefes directos (supervisores) son capaces de mostrarles respeto y darle confianza en lo que hacen.

Puntaje: