Cambios
Cambios - flickr.com

Todo cambia, la crisis global por la que transita el planeta desde hace más de dos años, ha puesto de manifiesto la necesidad de dar un paso más en la evolución y la adaptación. De nuevo ante un escenario de adaptación o extinción, los seres humanos iniciamos el tránsito por un nuevo ciclo histórico.

Los modelos educativos –tanto familiares, como institucionales- retoman la búsqueda del equilibrio a través del establecimiento de límites y responsabilidades a las nuevas generaciones, erradicando las técnicas de los años precrisis a través de las cuales y de la mano de la permisividad y el "todo permitido" se llegó a un punto de desequilibrio total en el que todo comenzó a presentar fallas estructurales.

El planeta convulso, nervioso y cansado del maltrato, presenta una sucesión, sin prisa pero sin pausa, de situaciones que si bien tradicionalmente cuentan con un bagaje histórico, nunca antes se había comprobado una sinergia tan fuerte y un escenario en el que todos los desastres se produjeran en el mismo momento y de forma constante a lo largo del mundo.

Las políticas se transforman. Tomemos como ejemplo la presidencia anterior de los Estados Unidos comparativamente con la administración Obama, es fácil comprobar que, el presidente actual de los Estados Unidos es un símbolo mediático de control hegemónico a través del cual, EE.UU. encuentra la forma de mantener su poder mundial, también en el nuevo mapa económico, político y social.

El sistema financiero, uno de los principales núcleos de poder en las economías, se enfrenta a un cambio de modelo de negocio en el que la adaptación de los productos financieros a la nueva tendencia al ahorro, es uno de sus máximos retos. Los sistemas financieros deben comenzar a evaluar su continuidad en el nuevo orden social, basándose la fidelización, el compromiso y las políticas de negocios sustentables y sostenidos. Esta fórmula es radicalmente opuesta a la establecida en los años pre-crisis.

Pero para el sistema financiero, la reducción de costes, la optimización de márgenes, la reducción de la morosidad y el saneamiento de sus balances, son… simplemente vitales.

Los sistemas de protección pública, en los países en los que se mantienen vigentes, principalmente en la Unión Europea, agonizan ante las altas tasas de desempleo estructural a la que se enfrentan todas las economías en crisis.

En un escenario de cambio tan radical como el que se vive actualmente, resulta complejo vislumbrar lo que permanentemente las sociedades se empeñan en denominar la recuperación económica de las economías. Un concepto obsoleto que conviene ir desterrando, es importante trazar una línea de aceptación de la realidad en el momento actual.

Concretando, cambios estructurales

  • Los sistemas financieros se reducen y, durante el nuevo ciclo económico por el que hemos comenzado a transitar, no volverán a expandir sus tentáculos gracias al financiamiento
  • Las políticas se centran en el blindaje de los organismos de poder, los niveles de endeudamiento de las sociedades derivan en situaciones novedosas a través de la modificación de leyes y normativas, destinadas al fomento del control del riesgo, la reducción del endeudamiento y la financiación particular de los servicios de salud, educación y protección
  • Los modelos productivos se transforman sustancialmente obligando a empresas y empleados a la adaptación al nuevo orden laboral y las nuevas estrategias de marketing permanentemente dinámicas y basadas en el compromiso y la fidelización
  • Los modelos educativos… retoman el establecimiento de los límites como parte fundamental en el desarrollo del ser humano y su capacidad para adaptarse y seguir adelante tras cualquier momento histórico crítico
  • Y el planeta… deja de avisarnos a través de los científicos y estudiosos y pasa a la acción, advirtiéndonos que el orden social establecido, los modelos sobre los que se asientan las relaciones a todos los niveles, la sociedad desechable y el enriquecimiento en lugar del reparto de recursos, no funciona

Es la hora y el momento de aceptar que la crisis económica y su momento más virulento ya pasó… el escenario actual es un escenario postcrisis y si bien es cierto que muchas variables podrán ir mejorando y consolidándose en términos de reactivación, también es cierto que, el orden social precrisis, se fue para no volver.

Adaptación o extinción… nuevamente la historia se repite, esta vez somos los seres humanos los dinosaurios protagonistas de una nueva era histórica.... ¿sabremos evolucionar?....

Puntaje: