El estímulo de la Reserva Federal no disminuirá el desempleo en Estados Unidos

El nivel de desempleo que se vive actualmente en Estados Unidos, se mantendrá por un tiempo prolongado a pesar de los estímulos que ha promovido la Reserva Federal. La inyección de 600 mil millones de dólares es, sin duda, una estrategia arriesgada y que desesperadamente intenta recuperar una economía en problemas.

Aunque los esfuerzos realizados por la FED no solamente quedan en evidencia tras la última inyección de dinero, no ha sido suficiente como para devolver la solidez al sistema económico estadounidense y los analistas prevén un tiempo de recuperación que al menos llegaría hasta el año 2013. Siendo así la realidad en Estados Unidos, la compra de bonos del tesoro no conseguirá disminuir el nivel de desempleo que viven las familias actualmente.

La preocupación más grande para el Banco Central en Estados Unidos es la estabilización del empleo y el mantenimiento de los precios, señaló el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke. El riesgo de caer en una deflación sigue latente, aunque Bernanke señaló que la inflación actual es buena, pero aún así la caída de los precios y los salarios podría perjudicar la intención de resurgir económicamente en los próximos meses.

El problema del empleo es más grave de lo que se piensa, razón por la cual la Reserva Federal tuvo que actuar de forma obligada en lo que se conoce como medidas de "flexibilización cuantitativa". El nivel de desempleo en Estados Unidos llega a cifras cercanas al 10%, y las oportunidades de encontrar nuevos puestos de trabajo sólo contemplan posiciones parciales, lo que ha obligado a muchas personas a vivir enfrentándose a seis o más meses de desempleo. Mientras que el número de desempleados aumenta, más empresas deben cerrar por las consecuencias de una fuerte crisis económica y la pérdida de fuerza laboral.

Luego de los comicios en Estados Unidos, la Reserva Federal tomó la decisión de intervenir nuevamente con un paquete de estímulos importante, algo que mantenía en contra al partido Republicano, que era partidario de evitar más intervenciones al sistema económico. Una de las banderas de lucha que se utilizó en la campaña electoral anterior a las elecciones del 2 noviembre, fue el descontento generalizado que existía en la gente por el alto nivel de desempleo, donde a más de 365 días del término oficial de la crisis, las cosas simplemente no mejoraron.

La publicación del informe oficial del gobierno respecto de los beneficios por el desempleo, sólo demostró que el mercado laboral estaba sumamente deprimido, ya que aumentaron las solicitudes hasta la semana del 30 octubre en un 4.6%, según el Departamento del Trabajo.

La recuperación económica será lenta

Uno de los analistas de Moody’s Analytics, Andrew Gledhill, señaló que el sector empresarial se ha mantenido cauto en la contratación de personal, pero que en definitiva espera que mejoren un poco las condiciones económicas para aumentar el nivel de contratación. Por el momento el nivel de despidos aumentó, por lo que el empleo se ha vuelto mucho más complejo de lo que se tenía previsto ya que los requisitos para ocupar antiguos puestos de trabajo se han incrementado.

Es de esperarse que recién a mediados del año 2011 se vea un repunte de la situación laboral en Estados Unidos, lo que obligará a esperar al menos siete u ocho meses antes de ver mejorías. Lo que muchos no han conseguido vislumbrar es que, aún cuando la escala de contrataciones aumente de forma exponencial, para recuperar el nivel de empleo que se tenía antes de la crisis, se tendrá que hacer un esfuerzo notable para que las cosas se regularicen y eso no ocurrirá hasta el 2013.

Puntaje: