Refinanciacion de deudas

Debe saber que el impago del préstamo de su automóvil puede suponer la pérdida del mismo a manos de la empresa acreedora de forma unilateral, sin su consentimiento y sin que medie autorización judicial. Sepa las alternativas que tiene en caso de presentar una situación de impago.

No obstante y, siendo concientes que la adquisición de un vehículo puede marcar la diferencia entre la precariedad en la que se entra al perder el empleo y la liquidez que puede obtener si, por ejemplo, decide iniciar una actividad por su cuenta, es importante tener en cuenta los riesgos en los que se incurre si, eventualmente, no puede hacer frente a las deudas asumidas en la compra de un automóvil.

Una crisis económica como la actual conlleva un riesgo permanente de presentar una situación de falta de liquidez y, la normativa vigente actual, sitúa a los automóviles en la calificación de “garantías de los préstamos” lo que significa que, llegado el momento del impago la empresa podrá sin ninguna acción previa quitarle el vehículo sin previo aviso.

Atendiendo a la situación de artículo de primera necesidad que un vehículo puede tener para un empresario dependiente de este medio de transporte, es muy importante prestar atención a los pasos a seguir si llega el momento en que no puede seguir pagando su préstamo.

Debe saber que, al firmar una póliza de crédito esta adquiriendo un compromiso con la empresa por medio del cual usted podrá disfrutar del vehículo mientras satisface puntualmente las cuotas mensuales establecidas. Durante este periodo, el uso y disfrute que es suyo está condicionado al pago regular de las cantidades acordadas, más las tasas de interés pactadas.

Si usted incurre en una situación de impago el vehículo será embargado y su historial de crédito quedará inutilizado.

Adicionalmente, en muchos estados, los prestamistas intentan cobrar la diferencia entre la cantidad prestada y la cantidad obtenida en la venta del vehículo, por lo que es necesario contar con el asesoramiento de un abogado en caso de presentar un impago del préstamo de su automóvil.

Recomendaciones finales

Ante una eventual falta de liquidez que pueda derivar en el impago de la deuda asumida, contacte a la brevedad con la empresa acreedora y evalúe un plan de refinanciamiento, es evidente que refinanciar una deuda asumida con anterioridad supondrá un incremento en los plazos durante los que estará obligado a pagar y , casi con total seguridad, un alza en los intereses aplicados, pero la refinanciación de la deuda puede ser una alternativa a la pérdida del medio del que depende su supervivencia.

Salvo que su actividad empresarial dependa de la adquisición de un vehiculo, no se endeude en el límite de sus posibilidades por tener un automóvil nuevo o mejor.

Recuerde que puede financiar la compra de su vehículo a través de la línea de crédito de su tarjeta, lo que elimina la potestad del concesionario de embargar el vehículo al no haber contraído una deuda directa con la empresa.

Cuide su historial de crédito e infórmese sobre sus derechos como consumidor en todos los temas relacionados con la fianciación ajena a través de la Comisión De Comercio.

Puntaje: