Cómo reconstruir el crédito financiero

¡La libertad financiera es fundamental! Demasiadas deudas pueden llevar a situaciones complicadas en la vida. La información crediticia no es confidencial. Entidades financieras, agencias bancarias, compañías de tarjetas, burós de crédito tienen acceso y recopilan todos esos datos y los dejan reflejados en el denominado historial financiero o informe crediticio. Se puede llegar a situaciones complicadas, como aparecer en el fichero de morosos, al que tienen acceso bancos y entidades financieras antes de conceder un préstamo, también vivir embargos o ser requeridos por la Agencia Tributaria para cumplir con las responsabilidades de impuestos como ciudadanos. Lo adecuado es no llegar a ese punto. En caso de estar en esa situación, lo más inteligente es quitarse esas deudas cuanto antes, pues ni un préstamo se recibe en esos casos.

Informe de crédito consiste en lo siguiente:

  • Datos personales: nombre, apellidos, número de Seguridad Social, dirección de trabajo etc.
  • Información crediticia: historial de pagos, cantidad y estado de las deudas, cuentas atrasadas.
  • Información del registro público: información proporcionada por los tribunales y entidades legales.
  • Solicitudes de tu historial de crédito: listado de personas y organizaciones que han solicitado información sobre tu historial de crédito.

Pasos a seguir para eliminar deudas

Mejorar el informe crediticio suele ser un camino largo. No es momento de rendirse. Llevará tiempo, esfuerzo constante y mantenerse apegado a un plan personal de pago de deudas. Es hora de ir cambiando esos hábitos financieros para no volver a caer en ello de nuevo. A veces hay que preguntarse entre lo que se desea y las necesidades.

  1. En un primer momento, es fundamental comprobar que el informe crediticio sea correcto; es decir que todos los datos y transacciones estén bien. En caso de error, - una deuda que ya se ha abonado y aparece como impaga, un apellido escrito incorrectamente etc. – es necesario rectificarlo. Además, hay leyes de protección al consumidor a las que se puede recurrir.
  2. Organizar un cronograma de gastos-pagos. Ser consciente de las deudas totales.
  3. Iniciar una llamada con las compañías, entidades u organismos con los que se mantiene deuda para establecer un plan de pagos o fecha de aplazamiento para poder ir pagando poco a poco hasta llegar a su fin y evitar consecuencias mayores.
  4. Domiciliar con el propósito de abonar en las fechas requeridas. La devolución de las cuotas, tras el envío a la entidad financiera en más de una ocasión, puede conllevar la anulación del plan de pagos y el requerimiento de la deuda conjunta, de nuevo.
  5. Cancelar tarjetas de crédito y cuentas financieras innecesarias. El objetivo es no seguir comprando con ellas para no generar más deuda. El comprar por encima de los ingresos genera deudas e intereses pendientes.
  6. Delimitar necesidades.
  7. Acudir a asesores u orientadores públicos financieros.
  8. Conseguir nuevas fuentes generadoras de ingresos e incluso subvenciones que ayudarán a la recuperación.
  9. Gastar conforme a los ingresos generados.
  10. A partir de ahora generar con la economía o dinero una relación sana.

Qué hacer para recuperar el crédito

El término: “recuperar el crédito” se refiere a conquistar de nuevo la confianza de las instituciones financieras y establecer un vínculo con ellas. La persona ha cometido errores y ha habido un manejo inadecuado de las finanzas. Ya se han pagado las deudas y saneado las cuentas. Es momento de dirigirse a obtener un crédito saludable, un score crediticio adecuado y un historial crediticio con un puntaje correcto. Momento de luchar por lograr que los bancos puedan volver a considerar como un sujeto a quien conceder un crédito y lograr las mejores condiciones posibles. Eso requiere esfuerzo, tiempo y poner unas prácticas o pautas en funcionamiento.

  • Score crediticio o puntaje de crédito: Es un baremo o número mediante el que se valen las instituciones financieras para determinar el nivel de riesgo, a la hora de tomar la decisión de conceder o no un crédito a un individuo.
  • Historial crediticio: seguimiento de la actividad y comportamiento de la persona durante los últimos 24 meses con el dinero: si ha sido puntual en sus pagos, si no tiene muchos préstamos solicitados…Incluye las transacciones financieras y su relación con otros servicios añadidos como agua, luz, gas etc.

Pasos a seguir para recuperar el crédito y abrir las puertas de nuevo de las entidades financieras, con la consiguiente mejora en otros ámbitos de la vida:

  1. Comenzar desde cero con una entidad financiera completamente nueva, que no conozca tanto el comportamiento previo.
  2. Abrir una cuenta de ahorro. La entidad verá la relación con el dinero; ahorro y pagos.
  3. Ante compras, abonar el monto total y evitar financiación.
  4. En relación a los pagos fijos, es fundamental mantenerse realizándolos en la fecha indicada o con dos o tres días de antelación; evitar totalmente dejar de pagar.
  5. Solicitar un certificado financiero.
  6. Contratar una tarjeta de crédito. Tras conocer la entidad bancaria la relación establecida con el dinero no habrá motivo para concederla y, en caso de que lo hubiera, se puede aportar un depósito de garantía para dicha concesión.
  7. El banco establecerá un límite de gasto mensual. Lo ideal es no gastar mensualmente más de la mitad del límite establecido.
  8. Solicitar un crédito. Hay que diferenciar entre la deuda buena y mala. La buena ayudará a crecer, habrá sido una buena inversión: por ejemplo una casa que se revalorice… Habrá unos intereses pero esa forma de pagar ayudará a fortalecer el historial de crédito, el banco verá el comportamiento establecido saneado con el dinero.

Finalmente, recordar la importancia de haber evitado los malos hábitos o comportamientos que llevaron a esos endeudamientos, tenerlos bajo control y establecer una relación sana con el dinero.

Puntaje: