Femicidio en Chihuahua - Violencia en Juarez
flickr.com

Desde el año 2008 la violencia crece sistemáticamente en Ciudad Juárez, transformándola en la ciudad más violenta de México, algunas cifras dan un pantallazo de ese incremento que ha sido paulatino y constante.

En el año 2008 el crimen organizado, generalmente vinculado al narcotráfico, cobró 1600 asesinatos, cifra que en el pasado 2009 trepa hasta 2650 muertos.

Los lamentables acontecimientos del pasado fin de semana del viernes 12 y sábado 13 de marzo, destaparon una reacción en cadena en la opinión pública y gobiernos de todo el mundo, especialmente en Latinoamérica. Sin dudas, y por obvias razones, los países más conmovidos fueron México y Estados Unidos.

Entre el viernes 12 y el sábado 13 de marzo, más de medio centenar de cadáveres aparecieron en diferentes puntos de ciudad Juárez, y lugares aledaños, elevando la cifra de muertos en lo que va de este año a 470, según cifras publicadas que se basan en datos oficiales.

Durante la mañana del viernes 12, un camión de basura fue tiroteado, allí murieron dos hombres y un tercero fue secuestrado, un hombre que vendía golosinas frente a una escuela fue ajusticiado a balazos frente a los chicos que concurren al establecimiento educativo, un joven de 18 años fue asesinado dentro de un taller, y así se suceden decenas de casos, en algunos de los cuales, los cuerpos aparecieron mutilados.

El sábado 13 de marzo en un lapso de unas pocas horas en lugares cercanos al turístico puerto de Acapulco fueron asesinados, 6 policías, 11 civiles, 4 de los cuales aparecieron decapitados, cifras proporcionados por la Secretaria de Seguridad Publica de Guerrero.

Según declaraciones oficiales realizadas por Alberto Guinto, procurador de Guerrero,”28 personas fueron ejecutadas este sábado (en referencia al sábado 13 de marzo), Son hechos criminales que lastiman a la sociedad”, en ese momento Guinto no quiso formular hipótesis acerca de las causas de los asesinatos.

Pero lo que agravó aún mas la situación, fue el asesinato de tres personas que estaban vinculadas al consulado de los Estados Unidos en Ciudad Juárez. Estos asesinatos ocurrieron el sábado 13 de marzo por la tarde, las víctimas estaban en el cumpleaños de un niño, hijo de otro funcionario del consulado.

Al finalizar la fiesta, Lieslie A. Enriquez, funcionaria del consulado estadounidense en Ciudad Juárez, su esposo Arthur H. Redelf y su pequeño hijo de menos de un año de edad, subieron a su camioneta para volver a casa en El Paso, pero no llegaron, su camioneta fue encontrada cerca de el puente de Santa Fe, que une El Paso, Estados Unidos, con Ciudad Juárez México.

La funcionaria estadunidense recibió un balazo en la cabeza, mientras que su esposo fue herido en el cuello y brazo, ambos murieron, su pequeño hijo fue hallado en el asiento trasero del auto, ileso.

Casi simultáneamente, otra camioneta blanca que salía de la misma fiesta infantil, en dirección opuesta a la de Leslie, era conducida por Jorge Alberto Salcido, esposo de una funcionaria de nacionalidad mexicana que trabaja en el consulado estadounidense en Ciudad Juárez, también viajaban en el auto los hijos de la pareja de2, 4 y7 años, la funcionaria iba en un auto detrás del que llevaba a su familia. Jorge Alberto Salcido fue muerto a tiros, mientras que sus tres hijos fueron levemente heridos y dados de alta el mismo día de los hechos.

Una amistad de la familia describió lo contado por Hilda, funcionaria del consulado y esposa de Salcido; contó cómo ella, que viajaba en un auto detrás del que conducía a su familia, rogó gritando por la vida de su marido e hijos, sus suplicas no fueron escuchadas por los sicarios que, continuaron disparando hasta que el hombre cayó muerto sobre el volante.

El lunes 15 de marzo la ola de violencia continuó con tiroteos y muertes en distintas partes de la región. Por supuesto que el presidente Obama mostro indignación y solidaridad con las familias de las victimas, según expresó el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Mike Hammer, “El presidente (Barack Obama) está profundamente triste y ofendido por la noticia del brutal asesinato de tres personas vinculadas con el Consulado General de Estados Unidos en Ciudad Juárez”.

Luego de los acontecimientos, los empleados consulares, y sus familiares, de Tijuana, Nuevo Laredo, Cuidad Juárez, Monterrey Nogales y Matamoros, fueron escusados a permanecer fuera de sus ocupaciones y de México por un lapso de 30 días, en un principio y hasta ver cómo evoluciona la situación.

El presidente de México, Felipe Calderón, viajó a Ciudad Juárez el martes 16 de marzo acompañado del embajador de los estados Unidos en México, Carlos Pascual, entre fuertes medidas de seguridad y expresó su indignación por los los hechos sucedidos en los que tres personas relacionadas con el consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, Chihuahua, perdieron la vida.

Ambos gobiernos demostraron su compromiso en la lucha contra el narcotráfico y la violencia que desata, aseguran que no darán tregua, incluso el gobierno mexicano desplego más efectivos policiales y militares en ciudad Juárez inmediatamente después de los crímenes.

Tras las primeras investigaciones, Andrea Simmons vocera del FBI, comunicó a los medios la hipótesis de que el triple asesinato podría haberse tratado de un error en medio de la ola de homicidios, voluntariamente desatada, por los carteles del narcotráfico. "No tenemos ningún dato de que esas personas hayan sido un blanco específico porque trabajaban para el gobierno estadounidense o por su ciudadanía estadounidense", dijo la portavoz de FBI.

La línea de investigación supone, en un principio que los pistoleros, que podrían estar relacionados al cartel de Juárez, tenían la orden de atacar una camioneta blanca deportiva a la salida de una fiesta y que concurrieron a la fiesta en cuestión por error. Algunos expertos en el tema del narcotráfico creen que el utilizar como estrategia ese tipo de ataques contra autoridades iría en perjuicio de los narcos, ya que, el gobierno mexicano y el estadounidense ocuparían aún más sus esfuerzos en la lucha contra el crimen organizado y la persecución se volvería aún más fuerte.

En los últimos días decenas de personas vinculadas a diferentes pandillas han sido detenidas y están a disposición de las autoridades para responder acerca de estos hechos, se han incautado armas, autos utilizados en los diferentes hechos, etc.

A 10 días de los tristes acontecimientos, durante la segunda Reunión del Grupo de Alto Nivel México-Estados Unidos sobre la Iniciativa de Mérida, ambos gobiernos trabajan para poner en funcionamiento un Plan Piloto.

Se apunta a mejorar los esquemas de inteligencia, capacitar mejor a la policía y a los militares, para intervenir en casos de narcotráfico, secuestro y extorsión, y también impulsar programas sociales que ayuden a reducir la demanda de drogas, promover la participación ciudadana y el respeto por la ley.

Se propone, también, un plan anticorrupción, reformas legales, cambios en los sistemas correccionales y la creación de procesos automáticos en el Centro de Respuesta Inmediata, adecuados para atender lo más rápido posible este tipo de situación.

Esperemos que se logre controlar la situación para que no avance la violencia y para que, por el contrario, disminuya el crimen organizado que tan mal le hace a toda Latinoamérica.

Puntaje: