Huawei desarrollará la tecnología 5G en Rusia

La empresa china Huawei, una de las mayores fabricantes a nivel mundial de equipos de telecomunicaciones, firmó el último miércoles 5 de junio un acuerdo con la firma rusa de telecomunicaciones MTS con la finalidad de desarrollar la tecnología 5G en Rusia.

La idea del acuerdo es que ambas compañías desarrollen redes 5G de próxima generación en el país europeo durante el próximo año.

El acuerdo se firmó aprovechando la visita de tres días que el presidente de China, Xi Jinping, realizó a Rusia en estos últimos días.

Esta alianza va contra la corriente del veto impuesto a Huawei por varios países, el que ha sido liderado por Estados Unidos aduciendo que las actividades de la empresa suponen un peligro para la seguridad nacional.

Este veto tiene carácter de orden ejecutiva del propio presidente Donald Trump y restringe la capacidad de Huawei de comerciar con empresas del país norteamericano.

La decisión de Estados Unidos ya ha tenido repercusiones en el rubro tecnológico, pues Google, Qualcom, Broadcom, Intel y Panasonic son algunas de las empresas que han abandonado a Huawei ante el temor de posibles sanciones por parte del gobierno estadounidense.

Un comunicado de la operadora MTS sostiene que este acuerdo permitirá el desarrollo de tecnologías 5G, así como el lanzamiento piloto de redes de quinta generación durante los años 2019 y 2020.

Este es un paso más en el avance de las relaciones comerciales entre ambos países que en 2018 alcanzó una cifra récord al superar los 100.000 millones de dólares.

De esta forma, Huawei ha encontrado cierto alivio a su situación, luego de haber estado en el centro del escrutinio internacional en los últimos meses.

El origen de todo

De un tiempo a esta parte, Huawei se ha convertido en pieza clave de una disputa comercial entre Estados Unidos y China que ha llegado a afectar el sector de la tecnología.

Estados Unidos alentó a sus aliados a bloquear a Huawei en los planes de desarrollo de las redes 5G, aduciendo que el gobierno chino podría usar esta tecnología para el espionaje; acusación que Huawei ha rechazado tajantemente aseverando que es una empresa independiente.

No obstante, países como Australia y Nueva Zelanda han acatado el pedido de Estados Unidos, impidiendo que la empresa china suministre equipos para redes móviles 5G.

Los esfuerzos de Washington por bloquear a Huawei se intensificaron en mayo pasado cuando la administración del presidente Trump añadió a la compañía asiática a una lista de empresas con las cuales las compañías norteamericanas no pueden comerciar a menos de que tengan una licencia.

Según los analistas, la medida adoptada por el gobierno estadounidense podría acarrear consecuencias de gran alcance; por un lado, perjudicará a Huawei, el segundo fabricante de teléfonos inteligentes más grande del mundo, debido a que la mitad de los chips que utiliza provienen de fabricantes norteamericanos.

Por otro lado, las compañías estadounidenses podrían perder a un cliente clave y el desarrollo de la tecnología 5G podría retrasarse debido a que Huawei es un actor importante para su desarrollo.

No falta quienes ven en el accionar de Washington contra Huawei, una estrategia de muchas para frenar la creciente relevancia de China en el mundo.