El número de norteamericanos que se acogieron a la bancarrota ascendió a 1.5 millones el año pasado a pesar de los ajustes que las familias han venido haciendo como consecuencia de los compromisos de deudas, quienes tuvieron como única salida el acudir a las cortes judiciales para aligerar la carga a través de la bancarrota.

Las bancarrotas personales se elevaron a 1.530.078 en 2010, representando un incremento del 9% en comparación al 2009, alcanzado de esta forma el nivel más alto desde que se pasaran los cambios a la ley de bancarrota en el 2005, según lo reportado por The American Bankrupcy Institute (ABI - Instituto Americano de Bancarrota), asociación que congrega a abogados y otros profesionales de la bancarrota, y el National Brankruptcy Research Center (Centro de Investigación Nacional de Bancarrota).

"La subida constante de las solicitudes de los consumidores, a pesar de las restricciones de 2005 de la reformada ley de bancarrota, demuestran que las familias continúan volcándose a la quiebra como consecuencia de la alta carga de deuda y el estacando crecimiento de los ingresos", dijo el director ejecutivo de ABI Samuel J. Gerdano. Cotinuó indicando,

Esperamos que los documentos presentados por los consumidores acogiendose a la bancarrota seguirá aumentando en el 2011.

Las 118.146 solicitudes presentadas por los consumidores en diciembre de 2010 representaron un aumento del 4% en relación a las 113.274 solicitudes presentadas en diciembre de 2009.

Puntaje: