Tácticas infalibles para ser contratado

Una de las primeras gestiones en la búsqueda de trabajo es acudir a las agencias especializadas en línea. Tomando en cuenta el tráfico de solicitudes que se manejan en estos sitios, es fácil comprender la sensación de estar perdidos en una “multitud de candidatos bien calificados”. Cuando una oferta es publicada, se reciben en promedio entre 200 y 1.000 solicitudes, afirma Donald Asher, autor del libro “Rompiendo los puntos ocultos en mercados de trabajo: Cómo buscar oportunidades en cualquier economía”.

Este experto en el campo de las contrataciones laborales asegura que una persona puede competir en un lote de ocho a diez solicitudes pero no en un lote de 1.000. La clave es llegar antes que otros, “hoy en día es más fácil que nunca hacer conexiones con los extraños”. A continuación el autor ofrece algunas tácticas para lograrlo:

1. Promocionarse como “Estoy en el mercado”

Muchas personas se niegan a decir a todos que están buscando empleo, cerrando así muchas posibilidades. Asher cita el caso de un ejecutivo que tenía más de un año desempleado, hasta que se decidió a conversar con sus amigos y colegas y relanzarse a la búsqueda, con el resultado de un empleo en su área, con el ingreso que deseaba, gracias a la recomendación de un compañero de golf. Compartir la situación laboral no es una simple opción.

2. Reunir un club de interesados

Seguramente habrá muchos profesionales en las mismas circunstancias, entonces, ¿por qué no reunirse, por ejemplo, los viernes por la tarde para intercambiar información? Es posible que lleguen datos que a algunas personas no les interesen, pero también es probable que en algún momento puede presentarse la oportunidad esperada, y Usted estará allí para aprovecharla. Estas reuniones suelen ser positivas para todos, porque les permite actualizarse, mantenerse activos, motivarse y apoyarse unos a otros.

3. Ajustar sus avisos online

Al momento de subir el currículo vitae a cualquier portal de solicitudes de empleo, no basta con agregar habilidades o últimos cursos aprobados, hay que descartar ciertos términos y optimizar además los mecanismos de búsqueda. Por ejemplo, nadie busca un “buen gesto”. Se pueden emplear palabras inusuales, o colocar el código postal de la ciudad preferida para trabajar, antes que la dirección u otros datos, ya que muchos reclutadores se limitan a los candidatos locales, y de ese modo la persona resulte favorecida.

4. Considerar diferentes opciones

Concentrarse en las posibilidades de empleo de tiempo completo exclusivamente, lo aleja de otras posibilidades igualmente válidas como los trabajo temporales o de media jornada. Aceptar un empleo de este tipo en primer lugar le proveerá de un ingreso que no posee, y si se ha tenido un buen desempeño, puede convertirse en la puerta de entrada a otros puestos de horario completo y mejor remuneración.

5. Aplicar estrategias de actualización

El siguiente caso demuestra cómo se pueden emplear las mismas herramientas que los demás, pero tomando algunas ventajas. Un ejecutivo desempleado elaboró una lista de 400 gerentes en su área de trabajo y les envió su currículo vitae. Dos semanas después, envió un segundo correo agregando sus iniciales al principio, con el asunto: “he actualizado mi currículo desde la última vez que tuvimos contacto”. Al poco tiempo había ganado una buena cantidad de nuevas conexiones y concertado varias entrevistas con personas que pensaban que lo conocían personalmente.

6. Ser persistente con el sistema de correos

Quien envía un correo una vez, debe estar dispuesto a hacerlo tres veces más por lo menos. Deben enviarse las aplicaciones hasta obtener una respuesta, verificando que la dirección electrónica no esté equivocada, si es el caso, buscar la dirección correcta e insistir con el envío. Muchas personas mandan los correos y se quedan esperando, sin tomar otras acciones. En esta tarea hay que persistir y no descansar hasta obtener los resultados esperados.

Puntaje: