Compra de un automóvil
Compra de un automóvil

Mantenerse asegurado es, actualmente, una decisión que no queremos dejar al azar por la cantidad de riesgos a los que estamos expuestos. Sin embargo, aunque hay mucha gente que se asegura recabando bastante información, hay quienes simplemente suscriben un contrato sin reparar en el fundamento o condiciones que le siguen, y es ahí donde se equivocan.

Es imposible que a un asegurado le sienta bien el saber que el seguro que tiene contratado, en caso de cualquier accidente o percance, no le va a servir aun cuando haya pagado cada una de las cuotas a las que estaba obligado, pero lo cierto es que puede ocurrir. Por lo anterior es que resulta tan necesario el que se conozcan las condiciones de contratación, y así mismo, las variables que pueden afectar el funcionamiento de nuestro seguro, y es ahí donde nos abocamos al tema que nos convoca por medio de las “situaciones personales que afectan nuestra póliza”.

Situaciones como el matrimonio, los hijos, el divorcio y otros de índole personal afectan sin lugar a dudas nuestra póliza de seguro, por ello debemos estar atentos.

1

Cambio de estado civil

No hay nada más desagradable para una persona que saber ha estado pagando de más por no haberse informado, por ello les preguntamos ¿Se han casado o divorciado recientemente?

De ser el caso, hay que tener presente que se pueden asegurar los vehículos que se tengan con la cónyuge en una misma compañía, aunque teniendo cuidado en el tipo de cobertura que se tiene. En lo relativo a las viviendas, se pueden unificar las que tenían estando solteros e incluir los presentes de boda inclusive.

En lo relativo a los seguros por incapacidad y vida, hay que estarse ahora a los ingresos que se obtienen como pareja y no individuales, pues el matrimonio cambia algunas cosas. Ahora bien, si lo que vivimos fue un divorcio, evidentemente no tendremos los mismos autos, ni la misma residencia, por ende hay que notificar a la compañía aseguradora para que haga los cambios pertinentes.

2

Tener hijos

Cuando llega un Nuevo integrante a la familia, la buena noticia la esparcimos por doquier, pero ¿Notificamos a nuestra compañía de seguros? Si no lo hemos hecho, tenemos que hacerlo, ya que es preciso ampliar la cobertura de un seguro de vida en caso de cualquier imprevisto, para que de esta forma el pequeño tenga cobertura y pueda tener acceso a educación y crianza.

Junto con lo anterior, también es importante nombrar a un beneficiario en caso de suscribir un seguro de vida, dentro de los cuales también puede figurar nuestro hijo si así lo queremos.

3

Hijos con licencia para conducir

Cuando suscribimos una póliza de seguro familiar, es bueno mantenerla actualizada de todo lo que acontece en nuestro entorno íntimo, sobre todo si tenemos hijo adolescentes que han obtenido licencia para conducir.

Los accidentes están a la orden del día, por lo que es práctico ampliar nuestra cobertura de seguro para incluir cualquier inconveniente que pueda tener alguno de nuestros hijos mientras conduce. Es más sencillo ampliar la cobertura que sacar un seguro distinto, ahora bien, en caso de que el joven tenga su propio vehículo, pues convendrá sacar un seguro en nuestra misma compañía para que así nos hagan un descuento por póliza múltiple.

Otro aspecto interesante está en que, si los jóvenes hacen curso de conducir y sacan buenas calificaciones, obtienen un descuento importante en la póliza de seguro contra accidente.

4

Cambio en los ingresos

Si hemos experimentado un cambio en nuestro salario es preciso notificar a la compañía aseguradora para revisar algunas cosas, tales como la cobertura a la que estábamos sujetos con nuestro empleador, ya que puede resultar necesario suscribir una póliza individual para no asegurarnos por menos de lo que teníamos. También es importante cambiar los montos considerados para los beneficiarios en caso de muerte.

Siempre hay que recordar, es mejor pagar una póliza de seguro más barata a prescindir de una completamente.