Las fosas comunes con 59 cuerpos halladas el miércoles demuestran el "fracaso" del gobierno de México en materia de seguridad pública, afirmó hoy Amnistía Internacional, que exigió de forma "urgente" una investigación "completa y efectiva" de este nuevo caso de violencia.

"Las fosas comunes demuestran una vez más el fracaso del gobierno de México a la hora de afrontar la crisis de seguridad pública del país y reducir la violencia criminal que ha dejado a muchas poblaciones vulnerables a ataques", dijo el investigador para México de la organización de derechos humanos, Rupert Knox, informó DPA.

"En demasiadas ocasiones este tipo de crímenes han ocurrido sin ser castigados, dejando a las bandas criminales y a los agentes que actúan en connivencia con ellas manos libres para atacar a las comunidades vulnerables, como migrantes irregulares", agregó.

Al menos 59 cuerpos fueron encontrados en ocho fosas clandestinas en el municipio de San Fernando del estado nororiental mexicano de Tamaulipas, según informaron las autoridades mexicanas el miércoles.
De acuerdo con la Procuraduría estatal de Justicia, las fosas estaban ubicadas en el ejido La Joya de San Fernando, el mismo municipio donde en agosto pasado fueron encontrados los cuerpos de 72 inmigrantes, en su mayoría centroamericanos y sudamericanos, asesinados por presuntos sicarios del crimen organizado.

El área forma parte de la ruta empleada por inmigrantes indocumentados que tratan de llegar a Estados Unidos.

Las autoridades informaron de la detención de 11 presuntos delincuentes vinculados con el hallazgo, resultado a su vez de una investigación realizada por autoridades federales y estatales tras una denuncia recibida el 25 de marzo sobre el secuestro de un número no determinado de personas que viajaban en un autobús del transporte público.

El presidente, Felipe Calderón, condenó enérgicamente la masacre y anunció que ha dado instrucciones a la secretaría de Gobernación para que analice la situación que se vive en San Fernando.

Asimismo, dijo que ha solicitado una investigación a fondo, a fin de esclarecer los hechos y presentar a los responsables ante la Justicia.

Knox exigió que el gobierno mexicano realice una "acción urgente para identificar a las víctimas de este último asesinato masivo".

Asimismo, subrayó que resulta de "vital importancia" que todas las medidas que adopten las autoridades mexicanas sean "estrictamente legales y garanticen la protección de los derechos humanos".
"Este es el único modo de proteger de forma efectiva a la población y garantizar la Justicia en México", advirtió el experto de Amnistía Internacional.