Desempleo en España Julio 2011

La tasa de desempleo de España cayó por cuarto mes consecutivo gracias al turismo durante el verano, sin embargo, continúa siendo la más alta en Europa.

La tasa de desempleo registrado cayó 1,02 por ciento en comparación a junio, pero todavía existen 4,08 millones de españoles sin trabajo. En el segundo trimestre, la tasa de desempleo fue de 20,9 por ciento de la fuerza laboral, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas. Dicha tasa se redujo de 21,3 por ciento del trimestre anterior. El desempleo se habría reducido en todos los sectores de la economía, con la excepción de la agricultura.

Las cifras de empleo presentan buenas noticias para la alicaída economía española, que por otro lado muestra señales de desaceleración.

El primer ministro José Luis Zapatero, dijo el martes que ha pospuesto sus vacaciones a fin de monitorear la economía después que los costos de endeudamiento de España se disparasen, conjuntamente con los de Italia, en base a temores que harían pensar que se podría incurrir en un rescate financiero.

Contrario a esta idea, el economista Miguel Murado desvirtuó dicha posición indicando a Euronews que “no hay nada en la economía española o italiana que ha este punto prediga que tengan necesidad de un rescate. No lo necesitarán, no tenemos ninguna razón para creer eso por ahora”.

Como resultado del pánico en los mercados europeos, aunado a la caída de las bolsas como reflejo de los problemas de la deuda de Estados Unidos, las autoridades italianas han llamado a una reunión de emergencia para discutir el tema.

España por su parte se enfrenta este jueves a una prueba vital, en la que se definirá si los inversionistas quieren comprar los bonos del gobierno a tres y cuatro años en una subasta estimada en 3.500 millones de euros.

Un indicativo del estado de la economía española se representa a través de una encuesta formulada a gerentes de compras esta semana que muestra que la actividad manufacturera se contrajo en julio por tercer mes consecutivo. Economistas encuestados por la agencia Reuters han pronosticado que la economía española crecerá tan solo un 0,8 por ciento durante el 2011.