Referéndum 2018 - Perú

Como es de conocimiento público, este proceso fue antecedido por una serie de sucesos que conmocionaron la política nacional peruana, entre los que destacan la detención de la ex candidata presidencial Keiko Fujimori y el pedido de asilo a Uruguay del ex presidente Alan García, ambos líderes de la oposición al gobierno de Vizcarra, acusados de corrupción. A ello se suma la incautación de un vehículo frente a la vivienda de García, con la supuesta intención de espiar las conversaciones privadas del jefe del Partido Aprista Peruano.

Para suerte de Vizcarra, Fuerza Popular y el Partido Aprista, principales opositores al régimen, han sufrido en los últimos tiempos un descrédito creciente debido a algunas malas actitudes de sus miembros en el Congreso de la Republica, escándalos de corrupción convenientemente magnificados por un monopolio mediático, propiedad de un empresario vinculado a negocios turbios con la red de Marcelo Odebrecht.

La intensa campaña de desprestigio sobre los políticos de oposición ha generado una ola de indignación en el ciudadano común que se ha manifestado en las calles con un rotundo “Que se vayan todos”. Muy probablemente aconsejado por sus asesores, Vizcarra decidió hacer suyo este pedido y lo convirtió en un improvisado referéndum que lo ayudó a escalar en las últimas encuestas.

Pero ¿Qué tan trascendental es esta consulta popular? ¿Es en verdad lo que el Perú necesita para resolver problemas que arrastra desde hace casi 200 años de vida republicana?

Sobre la consulta en particular para eliminar la reelección parlamentaria se manifestó el experto politólogo de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Fernando Tuesta Soldevilla:

Se parte de un error, pues el parlamentario reelegido logra especialización, conocimiento y experiencia que son útiles para el trabajo parlamentario. Si se hace una correlación con actos de corrupción, la mayoría son nuevos.

El abogado Natale Amprimo también coincide con Tuesta acerca de que este referéndum no es la ruta adecuada para resolver los problemas del país:

Parece que (al presidente) le han vendido la idea de que debe sintonizar con las encuestas, y ese no es su rol, lo que debe hacer es fijar grandes cauces para encaminar el Estado de Derecho y no la confrontación.

Las opiniones han sido divididas, unas a favor, otras en contra. Dependiendo del lado del que han sido expresadas. La polarización del país, como en tantas otras ocasiones se ha puesto de manifiesto una vez más. No se trata de pensar en lo mejor para la nación, sino en quien es más fuerte para enrostrárselo al rival. Así lo ve el destacado periodista Federico Salazar:

Estas reformas no dan ningún indicio de ser efectivas contra la corrupción. Solo parecen ser un episodio más del enfrentamiento fujimorismo-antifujimorismo, que causó la inestabilidad política e institucional que padecemos.

La victoria de Vizcarra en el referéndum del 9 de diciembre ha sido aplaudida tanto como la de Alberto Fujimori en 1992 cuando cerró un Congreso, tan desacreditado como el actual. El final de la historia es conocida, y todo hace suponer que hacia allá vamos de nuevo. Y es que el peruano nunca aprende.

Puntaje: