Crédito España
Crédito España

Mientras que España declaraba no se les estaba entregando crédito a sus bancos desde entidades financieras extranjeras, Alemania volvió a señalar que los mecanismos de ayuda de la Unión Europea para un salvataje como el entregado a Grecia, estaban disponibles si los españoles así lo necesitaban.

La incapacidad de los griegos por pagar sus grandes deudas, derivó en una ineficacia del préstamo de rescate de 110 millones de euros que se le concedió en Mayo, por lo que Moody´s recortó la deuda en cuatro escalones. Los bonos del tesoro de Estados Unidos bajaron y tuvieron pérdidas moderadas, así también ocurrió con el Dow Jones quien cerró con un 0,20% menos llegando a los 10.190 puntos.

Hace tiempo comenzó la tragedia para los españoles, pero ahora se ha incrementado si se consideran los congelamientos que han sufrido algunos bancos en el mercado interbancario, aunque el Gobierno trabaja para mejorar eso… como ya es una costumbre decirlo así sin más. El Secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña ha dicho que es urgente restablecer el crédito, pero el problema está en cómo hacerlo si no es una plaza confiable y las restricciones del Gobierno sólo acarrean más problemas como la huelga general que se avecina.

Ante la posible ayuda solicitada por Madrid, se le pregunto al Secretario de Estado de Hacienda si se había solicitado un crédito de ayuda, a lo que respondió con un “no” rotundo; se le consultó a la canciller de Alemania Angela Merkel por un posible crédito para España y dijo que en caso de necesitar ayuda, no había ningún problema en proporcionarla activando todos los mecanismos destinados al efecto.

Los costos de la crisis para España han sido altísimos, pues debe refinanciar un total de 16.200 millones de euros en bonos para Julio, lo que ha podido evadir con la obtención de préstamos con una alta prima hasta ahora. Hay que recordar que fue el informe del Frankfurter Allgemeine Zeitung quien dijo habían conversaciones para ayudar a España con financiamiento desde Bruselas.

Para muchos las soluciones comienzan con la elaboración de un sistema solvente y estable, donde las instituciones financieras no sufran de intervenciones políticas y que se gestionen y controlen por el propio mercado.

Hasta la fecha ya se han estipulado reglas presupuestarias más estrictas para la zona euro, donde inclusive se llega a la suspensión del voto de quienes recurrentemente incumplan las reglas establecidas. Si bien es cierto las reglas están en borrador, se sabe todas propenden a fortalecer el tratado de Lisboa.

Puntaje: