adidas y puma rivales por odio fraternal

Son muchas las historias de lucha, emprendimiento y éxito que tienen como base la unión familiar. Variados, los testimonios de triunfadores que agradecen el apoyo de padres y hermanos en la consecución de un logro. Se dice constantemente que es muy poco lo que puede conseguirse sin la unión familiar de por medio. Y puede que todo lo anterior tenga mucho de razón. Solo que en el caso de los hermanos Dassler no fue el amor fraternal el que los impulsó a crear dos de las más famosas marcas de ropa deportiva, sino todo lo contrario.

Inicios y consagración

Los hermanos Adolf (conocido como Adi) y Rudolf Dassler, formaron en los años 20 en su natal Herzogenaurach, Baviera (Sur de Alemania), una empresa dedicada a la fabricación de zapatillas deportivas bajo el nombre de Gerbuder Dassler Schuhfabrik. Un prometedor negocio familiar debido a la calidad del producto que fabricaban y a la nula competencia que por aquel entonces existía en el rubro de ropa deportiva.

Ambos hermanos se complementaban muy bien, pues mientras Adolf era el artista creador de los variados diseños, Rudolf era un extrovertido y convincente vendedor de los productos que salían de su fábrica. Tanto así que las zapatillas de los Dassler fueron utilizadas por varios atletas durante las Olimpiadas de Berlín de 1936.

Si bien los alemanes no pudieron demostrar en este evento deportivo, la superioridad de la raza aria, gracias al desenvolvimiento magistral del atleta estadounidense Jesse Owens; los Dassler sí pudieron encumbrar la fama de sus zapatillas, pues los atletas que las calzaron obtuvieron siete medallas de oro y cinco de plata y bronce.

La guerra

Los hermanos Dassler tenían todo a favor para expandir su empresa, pero lastimosamente la llegada de la Segunda Guerra Mundial, truncó los planes y proyectos, pues nadie necesita zapatillas para un conflicto armado. La fábrica de los hermanos comenzó a producir armamentos y Rudolf tuvo que marchar al frente de batalla.

Una vez terminado el conflicto bélico, los Dassler retomaron sus labores al frente de la empresa hasta que en 1948, una disputa los alejó para siempre. Fue esta separación definitiva la que propició el surgimiento de Adidas y Puma.

Una vez separados, ambos hermanos consideraron que el nombre de Gerbuder Dassler Schuhfabrik, definitivamente era poco atractivo para el público, por lo que Adi Dassler creó la marca Adidas, fusionando su nombre con las tres primeras letras de su apellido y utilizando tres rayas diagonales como logotipo. Por su parte, Rudolf fundó la marca Puma con la silueta de este animal como logo.
No se conoce a ciencia cierta, cuál fue el motivo que llevó a los dos hermanos a deshacer su sociedad. Hay rumores que afirman que el pleito se dio porque Rudolf mantenía un romance secreto con la esposa de Adi. Sin embargo, en el libro Sneaker Wars, la autora Barbara Smit sostiene que en una ocasión Rudolf manifestó que la relación con su hermano empeoró debido a que su cuñada empezó a meterse en el negocio.

Tregua fallida

Casi al instante de la ruptura fraternal comenzaron las demandas mutuas entre una y otra empresa, las cuales han sido una constante incluso hasta después del fallecimiento de los hermanos en 1974 y 1978, cuyos restos descansan en el mismo cementerio, pero en tumbas considerablemente alejadas una de otra.

Para terminar con décadas de enfrentamiento, en 2009 ambas empresas organizaron un partido de futbol amistoso con el fin de limar las asperezas que los separaron por años; pero al parecer la tregua duró solo un tiempo limitado, pues en 2017, Adidas demandó judicialmente a Puma por fabricar unas zapatillas que incluyen en su diseño cuatro rayas diagonales muy parecidas al logo que identifica a la marca de Adi.