jair bolsonaro nuevo presidente de brasil

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, tomó posesión del mando este martes 1 de enero en una ceremonia efectuada en la capital Brasilia, llevando al poder un programa de apertura económica y de alineamiento con Estados Unidos.

En su discurso de inauguración hizo un llamado para:

Liberar al país de la corrupción, la criminalidad y la sumisión ideológica.

Mano dura

La peculiaridad del nuevo presidente de Brasil es que se hizo más popular por sus declaraciones de carácter misógino, racista y homófobo, antes que por su larga trayectoria de casi treinta años en el Congreso. Aun así fue ungido mandatario por un electorado ansioso de cambios y cansado de las corruptelas de los gobiernos de corte socialista de Lula Da Silva y Dilma Rousseff.

Bolsonaro también aseveró en su discurso que el 1 de enero de 2019 será recordado en el país como:

El día en que el pueblo empezó a liberarse del socialismo, a liberarse de la inversión de valores, del gigantismo estatal y de lo políticamente correcto.

El nuevo presidente de Brasil tiene 63 años y en octubre último derrotó al candidato izquierdista Fernando Haddad en las elecciones presidenciales que le otorgaron el 55% de las preferencias.

Ha sido un crítico acérrimo de la democracia al defender la dictadura militar que gobernó el país entre los años 1964 – 1985 y el uso de la tortura.

Sus cuestionables posiciones sobre estos temas han levantado opiniones de indignación en un sector, pero, a la vez, le generaron simpatías en una mayoría cansada de la corrupción y la violencia, y que ven en él, el liderazgo y la mano dura necesaria para terminar con estas lacras sociales.

Perfil

Jair Bolsonaro tuvo una corta carrera militar de la que se alejó en 1988. Fue concejal en Rio de Janeiro y abandonó el cargo en 1990 para postular al Congreso de la República donde permaneció durante siete periodos consecutivos. En 28 años de trayectoria congresal, presentó una decena de proyectos, la mayoría relacionados a temas militares y de seguridad, pero solo una minoría fue aprobada por la cámara.
Se caracterizó por ser un político con poco respaldo, pero jugó a su favor el hecho de que Brasil haya tenido durante cuatro periodos consecutivos a presidentes de izquierda por lo que las propuestas de este sector ya lucían agotadas.

La exitosa campaña presidencial de Bolsonaro se caracterizó por poner énfasis en las redes sociales. A través de ella consiguió miles de seguidores en cuestión de minutos. Más aun cuando fue víctima de un atentado contra su vida en pleno mitin y se vio obligado a guardar reposo por semanas.

Puntaje: