CARAVANA HACIA LA FRONTERA

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, partió este jueves 21 de febrero en una caravana acompañado de diferentes diputados, hacia la frontera con Colombia, específicamente en el estado Táchira.

Esto con el fin de dirigir la entrada de ayuda humanitaria coordinada por diferentes países del continente, entre ellos Estados Unidos. Es importante resaltar que esta acción es fuertemente criticada por el régimen de Nicolás Maduro, pues alega que la acción representa un acto de injerencia en la nación.

Obstáculos, trabas y violencia

Diferentes obstáculos han sido los que se han encontrado en el camino, el primero de ellos, un tráiler que fue atravesado en la avenida Francisco de Miranda en horas de la madrugada, pues este sería el punto de partida inicial del grupo de vehículos hacia el oeste del país.

Sin embargo, la estrategia fue cambiada y partieron desde otro punto de la ciudad capital. Es importante resaltar que el camino hacia el estado fronterizo cuenta con más de 800 kilómetros de distancia, lo que significa más de 12 horas en carretera.

Otros incidentes fueron protagonistas este miércoles 20 de febrero, mientras la caravana avanzaba, pues en la zona La Cabrera, estado de Carabobo, una parte de los vehículos fueron detenidos por cuerpos de seguridad e intentaron detener a sus conductores y pinchar las llantas de las unidades. Finalmente ambas acciones no fueron exitosas y los parlamentarios lograron continuar con su camino.

Manifestaciones en apoyo

Las manifestaciones espontáneas, en apoyo a la caravana, no han sido una excepción. En el sector de Tinaco, estado Cojedes, un grupo de personas salió a las calles a exigir que las autoridades permitan continuar libremente el recorrido de los diputados liderados por Guaidó. Además, los manifestantes alzaron la voz para gritar cánticos en apoyo: “Sí a la ayuda humanitaria”.

El presidente encargado ha declarado en diferentes ocasiones que la ayuda humanitaria, acumulada en Cúcuta, entrará al país este 23 de febrero: “sí o sí”. Esto como respuesta a la negativa del régimen a que los insumos y comida para los más vulnerables sean ingresados en territorio venezolano.