Hasan Rohaní

El presidente iraní, Hasan Rohaní, advirtió que, si los países europeos firmantes del acuerdo nuclear no toman en serio los compromisos adquiridos en el pacto, a partir del próximo 7 de julio, Irán elevará el nivel del enriquecimiento de su uranio.

Este mensaje fue dado por Rohaní en la sesión del gabinete, según informó la web oficial de la presidencia.

El 7 de julio, el nivel de enriquecimiento (de uranio) de Irán ya no será al 3,67%; se abandonará este compromiso y se aumentará al nivel hasta el que necesitemos.

En ese mismo discurso agregó:

Si las otras partes no cumplen con todas sus obligaciones, el reactor de Arak volverá a las condiciones anteriores que, según ellos, eran peligrosas y podrían producir plutonio, a menos que cumplan con todas sus obligaciones con respecto al reactor de Arak.

Como se sabe, Irán y las seis potencias mundiales, Francia, Reino Unido, Alemania, China, Rusia y Estados Unidos, firmaron un acuerdo en 2015 por el que Irán debía limitar su programa nuclear con el objetivo de no desarrollar a corto plazo una bomba atómica, a cambio de facilidades económicas y comerciales.

Lamentablemente, este acuerdo se vio debilitado luego de que, en mayo de 2018, Estados Unidos decidiera retirarse unilateralmente del pacto al cual boicoteó imponiendo duras sanciones económicas al régimen de Teherán, a pesar de los intentos de los países europeos de sostener el acuerdo.

Rohaní manifestó que su gobierno ha sido muy paciente en dar un año de tiempo, tras la retirada de Estados Unidos, para que los europeos cumplan sus compromisos.

Hoy, después de un año, no se objeta el abandono de algunas obligaciones. Los negociadores del JCPOA (siglas en inglés del Plan Integral de Acción Conjunta, nombre del acuerdo) no cumplen sus compromisos, pero respecto a Irán siempre tienen objeciones.

El papel de Europa

Para el presidente Rohaní, el Apoyo al Intercambio Comercial (INSTEX, en sus siglas en inglés), que es el mecanismo que utiliza Europa para menguar los efectos de las sanciones de Estados Unidos y mantener el intercambio comercial, es una medida vacía que hasta el momento no ha servido de nada.

Si algún día se activa (el INSTEX) y el dinero de la venta del petróleo de Irán llega al país mediante esa medida, podemos aceptarlo, hasta cierto punto, a pesar de sus desventajas.

El presidente iraní no dejó pasar la oportunidad para referirse a las autoridades estadounidenses de quienes aseveró que se encontraban jugando con fuego hace más de un año en la región. Asimismo, declaró que apagar ese fuego solo es posible con “el retorno a las obligaciones y compromisos de la ONU”.

Ante las últimas sanciones de Washington, Teherán había dado un ultimátum al resto de los firmantes del pacto, sobre todo a los europeos, a quienes les exigía soluciones que compensaran las sanciones impuestas por Estados Unidos, caso contrario, comenzaría a incumplir al acuerdo nuclear paulatinamente.

Si no quieren volver a cumplir con estos compromisos, la República Islámica de Irán cumplirá, como ha anunciado previamente, y a los sesenta días (7 de julio) implementará las siguientes medidas.

Por otro lado, Rohaní aseguró que, si la otra parte cumple con los compromisos adquiridos, el proceso de retornar a una reserva menor a las 130 toneladas mencionadas en el acuerdo nuclear, será solo cuestión de días.