Renegociar prestamo

Se viven momentos confusos en las economías del mundo, préstamos, endeudamiento, tasas variables, fijas, desempleo y, en definitiva, cuotas que no se pueden pagar porque la falta de empleo es apreciable en todas partes. La crisis no termina de encontrar su punto final y por lo mismo, las entidades financieras no quieren refinanciar ni los creditos hipotecarios, ni los prestamos personales, aunque se puede logar modificar, en parte, las obligaciones financieras contraídas por medio de una "renegociación" con las entidades bancarias.

Un estudio llevado a cabo en Estados Unidos por la Asociación de Jubilados, informó que la crisis económica afecta al 80% de los residentes latinos de más de 45 años, quienes no pueden pagar sus necesidades básicas, además del 40% de ellos que tampoco consiguen pagar la hipoteca. La situación es tan compleja que, por cada 10,8 propietarios, se sabe que las ayudas para salvar las viviendas son practicamente inexistentes, lo que torna la situación en una mucho más compleja para los inmigrantes.

NACA, la Corporación Americana de Asistencia a la Comunidad, ha informado que una de las barreras para acceder a la refinanciacion de los prestamos ha sido el idioma, por ello la corporación se ha encargado de la renegociación de más de 300 préstamos durante el último semestre. Los errores de los bancos y la barrera del idioma, hacen percibir un ambiente de confusión y desazón entre los inmigrantes, pues la refinanciación de sus préstamos ha sido imposible.

Pérdida de valor de las viviendas

Las viviendas no han dejado de perder valor, razón por la cual los intentos de negociación se complican, ya que las tasaciones no cubren las deudas pendientes y eso dificulta aún más el poder conseguir una buena renegociación.

Una de las ventajas de renegociar un préstamo, radica en que la entidad que se encarga de la gestión lo hace "sin ánimo de lucro", por lo que únicamente a través de una membresía de 10 dólares la corporación asiste a los ciudadanos en estas problemáticas.

Esta corporación se estructuró en base a la organización comunitaria, logrando fondos apoyados por la ley de reembolso comunitario. Esta ley establece que los bancos deben donar parte de sus ganancias a fines sociales. Según NACA, los bancos y sus prácticas depredadoras, fueron lo primero que se erradicó, lográndose un acuerdo para apoyar a las familias que no tenían acceso a una vivienda. Hoy, existen más de 16.000 millones de dólares en el fondo.

Cómo se reparten los fondos

NACA cuenta con dos programas específicos de financiación:

  1. El primer programa financia el 100% de la vivienda sin comisiones de ningún tipo y con un 1% de tipo de interés.
  2. El segundo programa se ha bautizado como “salva tu casa” y se aplica cuando hay que reestructurar o renegociar el préstamo. Se realiza a través de la gestión de NACA, quien se encarga a su vez de la gestión con el banco.

La asistencia es únicamente para familias que tengan una vivienda en propiedad, no se ayuda a los inversionistas. Adicionalmente, NACA no discrimina entre quienes tienen número social y quienes únicamente tienen ITIN.

Los consejos de NACA

Para quienes se encuentran en problemas económicos, Michael King (miembro de NACA), da las siguientes recomendaciones:

  • La primera prioridad es la hipoteca
  • Es necesario incluir los ingresos de las personas que residen en la vivienda hipotecada
  • Es conveniente pagar el préstamo de mayor cuantía, ya que un retraso en el pago de un préstamo pequeño, no implica la pérdida de la vivienda.

La educación es la clave

La formación es fundamental si busca negociar con una entidad bancaria, el éxito de NACA radica en que las negociaciones se basan en una extensa formación del personal de la corporación en todo lo relacionado con los préstamos y créditos.

Conclusiones

NACA cuenta con más de 40 oficinas repartidas en todo el territorio estadounidense. En más de 26 oficinas hay consejeros inmobiliarios de habla hispana, de los cuales 80 son bilingües.

Si precisa asistencia con sus préstamos, contacte con NACA al teléfono: 1-800-302-6222

Si lo prefiere, acceda al sitio web

Puntaje: