Subida del Yen

El yen, la moneda japonesa, ha adquirido una fuerza imponente a punto tal que Japón está preocupado y la economía, temerosa de las consecuencias que puedan originarse.

Detalles:

  • Un dólar = 85.5 yenes. Es el máximo alcanzado en 15 años
  • El Banco Central de Japón estaría dispuesto a comprar dólares para controlar el ascenso de la divisa japonesa y eliminar a medias la presión ejercida sobre las exportaciones, sector más perjudicado y sensible al tipo de cambio
  • Japón es el segundo país con más dólares en su haber. Ha invertido un billón de dólares en bonos del estado
  • Desde que se originó la debacle económica mundial, a mediados de 2007, Japón ha acrecentado sus reservas en 100.000 millones de dólares
  • Mantener el nivel de reservas en moneda estadounidense es un riesgo no solo para el país nipón sino para toda la economía mundial
  • Japón tiene una deuda pública que dobla el valor de su economía

Tras una reunión de urgencia celebrada en Tokio, el Banco de Japón cedió ante las presiones del Gobierno por no dejar crecer más la moneda japonesa. La intención política es aumentar la cantidad de los fondos para poder disminuir las tasas de interés. De este modo se intenta frenar el alza de la moneda. Sin embargo hubo cierta decepción generalizada ya que muchos esperaban que el Banco de Japón recortara la tasa referencial al cero por ciento (la tiene en 0,1 por ciento).

La subida del yen frente al valor del dólar hace que los bienes japoneses se encarezcan justamente para aquellos que más consumen: los norteamericanos, el mayor cliente al que se exporta.
Con estos análisis, los especialistas quieren hacer ver que la fortaleza de la moneda nipona no se debe a un auge ni fuerza económica interna, sino a una debilidad del dólar americano.

¿Por qué aumenta la moneda japonesa?

  • Tasas de interés
  • Incertidumbre financiera y económica mundiales
  • Posible intervención gubernamental

A pesar de la reunión interna acaecida en Tokio entre el gobierno y miembros del Banco Central del país, el ministro de finanzas japonés, Yoshihiko Noda mantiene diálogos con miembros del Grupo de los Siete para poder alcanzar una solución a la imparable subida del yen. Los expertos aseguran que el país nipón no podrá convencer a los representantes del G-7 para tomar medidas conjuntas ni mucho menos aliarse en un ambiente de crisis global como la que se respira en la actualidad. Mucho menos teniendo en cuenta que los países miembros se benefician de las exportaciones debido a que sus monedas no tienen tanta fuerza como lo que está ocurriendo con la divisa japonesa en estos momentos.

Estímulos para contrarrestar la débil economía japonesa:

  • Subsidios a las fábricas
  • Ayudas a otros sectores de la producción

Qué ocurre con los préstamos:

En la actualidad, mediante al último plan de financiamiento japonés, se ofrecen créditos al 0,1 por ciento. Sin embargo, el otorgamiento de los mismos no ha aumentado y lo único que se ha logrado hasta el momento es contribuir aún más al alza del yen.

Puntaje: