Aun cuando el PIB japonés reflejó una clara expansión del 3,9%, el primer crecimiento en tres años, no ha sido suficiente para contener a una creciente China, cuya economía se superó a sí misma como la segunda mayor del mundo el pasado año. El PIB de Japón escaló hasta alcanzar 1,228 billones de dólares, según indican las estadísticas publicadas en ese país, en tanto que China alcanzó el equivalente a 1,337 billones de dólares.

Una desaceleración de las exportaciones y la baja en la demanda de los consumidores ha causado esta caída en el país nipón, cuyos habitantes esperan que esta situación sea temporal. Este resultado sin embargo, fue mejor del que había pronosticado la agencia de noticias Kyodo, que estimó la disminución en 2,2 por ciento.

China fue reconocida en el 2010 como la segunda economía más grande del mundo, y está creciendo rápidamente en la conducción de la economía mundial, entre tanto, Japón mantiene una lucha permanente contra la deflación que persiste a pesar de los esfuerzos, una población que envejece y una creciente deuda pública.

Gobierno japonés aplica medidas para frenar la crisis

El primer ministro japonés Naoto Kan enfrenta una erosión significativa en los índices de aprobación, por lo que se ha comprometido públicamente a reactivar el aparato económico, y a implementar una serie de reformas en materia de impuestos, con miras a elevar el bienestar social que permitan demostrar la capacidad del gobierno para conducir al país a través de los acuciantes problemas.

La oficina del gabinete ministerial indicó que para el cuarto trimestre del pasado año se produjo una caída de PIB del 0,3% en relación con el trimestre anterior, mientras los gastos de los consumidores que representan un 60% del PIB, cayeron en 0,7% para el mismo período, entre este descenso destaca la caída de las ventas de automóviles, luego que en septiembre expirara el subsidio creado por el gobierno para la compa de “vehículos verdes”.

Aumento de la moneda afecta negativamente

Las exportaciones también sufrieron un descenso de 0,7% en relación al trimestre anterior, en medio de la disminución de la demanda mundial. El aumento del yen, moneda japonesa, reduce el valor de las ganancias de los exportadores en el extranjero, y encarece los productos japoneses en los mercados externos. No obstante, el camino se ve prometedor para los economistas, que prevén la expansión del PIB para este trimestre, junto a la economía global en general.

La economía de Japón se había visto favorecida en los últimos nueve meses por las exportaciones a los países llamados emergentes, principalmente a China, y también gracias a las subvenciones del gobierno en algunos rubros como de los vehículos y electrodomésticos de bajo consumo. Por otra parte, ante las tasas aplicadas al tabaco, que aumentaron el costo considerablemente a partir del primero de octubre, las ventas de cigarrillos bajaron luego que numerosos consumidores hicieran compras de acopio antes de que entraran en vigencias los nuevos precios.

Economía en vías de recuperación

Para Masaaki Shirakawa, presidente del Banco Central japonés, las señales más recientes pueden estar indicando que Japón está saliendo de la “pausa” al igual que otras economías avanzadas, y Ryutarp Kono, economista jefe de la empresa BNP Paribas, de Tokio, afirma que las exportaciones y la producción están superando los baches en el camino, “la economía parece estar recuperándose desde diciembre, por lo que el crecimiento negativo no puede ser la base para ser pesimistas acerca de las perspectivas cíclicas de Japón”, aseguró en un informe presentado este mes.

Puntaje: