La recesión acabó en Estados Unidos, pero las consecuencias seguirán por un largo periodo. Aunque técnicamente lo peor ya haya pasado, la catástrofe para los estadounidenses no lo ha hecho, pues resulta imposible olvidar la baja de 7.3 millones de empleos y la pérdida del 21% de las posesiones netas que cada uno tuvo que permitir dejar ir producto de la crisis económica.

Los especialistas dicen que la recesión terminó en Junio del 2009, prolongándose así por un período de unos 18 meses, informó la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas de Estados Unidos. Para el presidente Barack Obama la recesión no ha terminado, pues su enfoque no depende de los cambios del ciclo económico, sino más bien de la realidad que vive cada uno de los estadounidenses que no sabe qué hacer ni cuando recuperarán la estabilidad de hace unos años, cuando habría más empleo y el crecimiento económico era óptimo.

Un informe presentado recientemente por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), deja en claro que las previsiones para lo que queda del presente 2010 y el año que viene tampoco son buenas, ya que el desempleo comenzará a descender recién en el 2013, si es que no se dan otras circunstancias concomitantes que lo impidan. Aunque el panorama hasta el momento es gris, los reportes de resultados económicos para las empresas fueron positivos, ya que durante los últimos trimestres éstas consiguieron ganancias que hacían ver una doble recesión como algo remoto.

Los temores de una recaída se disipan en base a los buenos registros que ha mostrado la bolsa de Nueva York, pues el Dow Jones presentó un alza de 145,77 puntos promedio, cifra que se complementa con otros indicadores y permite recuperar las pérdidas del índice bursátil en gran medida. Agosto no fue el mejor mes, el Dow Jones cayó un 4,3%, pero las fusiones corporativas y adquisiciones de otras compañías recompusieron el panorama dando esperanzas a los accionistas de mejores dividendos.

Comenzó un nuevo ciclo económico, pero las cosas no están bien

La Oficina Nacional de Investigaciones Económicas dijo que, aunque han señalado la recesión que comenzó el 2007 terminó, no quiere decir que no pueda haber otras, sino que simplemente serían situaciones completamente distintas.

Estados Unidos no está bien, su economía no se desenvuelve con normalidad y la visión de los ciudadanos tampoco es la misma de antes. El Producto Interno Bruto se ha recuperado apenas en 2,9 puntos porcentuales de los 4,1% perdidos en la crisis económica recién vivida. Algunos especialistas atribuyen la condición económica “mediocre” en que se encuentra Estados Unidos, a una falta de política intervencionista, pero de cualquier forma el Gobierno en la actualidad ha autorizado medidas que contribuyen de forma importante a la recuperación, por lo que no se trata simplemente de la culpa de algunos, sino de todos al fallar con iniciativas como por ejemplo la del Dream Act.

Puntaje: