Lori Berenson
Terrorista del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, Lori Berenson, puesta en libertad

Hace pocos días la justicia peruana puso en libertad condicional a la ciudadana estadounidense Lori Berenson, acusada por terrorismo en la década de los noventa.

Los que vivimos esa época de terror que azoto al Perú por más de dos décadas, aún tenemos en la memoria las arengas subversivas a puño cerrado que este personaje poco celebre solía difundir con orgullo detrás las rejas y vistiendo un traje a rayas.

Lori Berenson fue condenada a 20 años de prisión por terrorismo y violación de derechos humanos, por formar parte del grupo terrorista que atacaría el congreso peruano y tomaría de rehenes a los parlamentarios de ese entonces. Además del intento fallido al congreso peruano, se le atribuye un atentado que fue frustrado por el departamento de inteligencia del gobierno del aquel entonces presidente Alberto Fujimori.

15 años después, Berenson se ve beneficiada por una normativa aprobada por el Tribunal Constitucional del gobierno del ex presidente Alejando Toledo, en la que “algunos” casos de terrorismo podrían acceder a ciertos beneficios penitenciarios siempre y cuando hayan cumplido tres cuartos de la pena. Para gozar de estos beneficios, la mencionada terrorista deberá con un domicilio fijo, firmar todas las semanas en el Juzgado, y no deberá tener contacto con alguna persona implicada en terrorismo, ya sea procesado o preso por este delito.

Berenson incluso ha pedido al actual presidente de la república, Alan García Pérez, que la expulse del país y sea deportada a su país natal Estados Unidos. La conmutación a la confesa emerretista (miembro del movimiento Revolucionario Túpac Amaru – MRTA) es muy probable es que sea firmada por el presidente, decisión que levantará aún más polémica.

El terrorismo es un tema muy delicado en el Perú y aun latente. La herida aún no ha cerrado del todo y quizá jamás cierre. Está por demás decir que decisiones como esta hieren más de una susceptibilidad y despiertan viejos odios. El repudio popular más sensacionalismo mediático han hecho de este caso un circo de comunal desproporción.

Las leyes están hechas para cumplirse, lamentablemente todo lo sucedido se encierra en un marco legal estratégicamente manejado por la defensa de Berenson, ¿pero es lo correcto, qué una mujer que ha sido líder ideológica de una agrupación manchada de sangre y terror quede en libertad tras 15 años de condena?, lo respuesta es un certero NO.

La ciudadanía y gran parte de la opinión está culpando a la justicia, al gobierno y hasta el presidente por esta controversial decisión, sin ver en realidad quienes están detrás de todas estas decisiones, que manejadas por millonarios lobbies hacen de las leyes su gran negocio. No es la primera vez que una extraña ley favorezca a un oscuro personaje, debemos mirar más allá del horizonte político y mediático, y encontrar a la verdadera madre de la oveja, ya que la justicia peruana sufre de un terrible Alzheimer, pero nosotros no.

Puntaje: